La conexión Harden-Davis pasa por encima de la defensa de Nueva Zelanda