Faried se pone la capa de Superman y vuela para hundir la canasta de Nueva Zelanda