Irving manda la bola al cielo y Anthony Davis vuela para machacar el aro