Repesa sí sentó en el banquillo de Croacia tras la amenaza de huelga de sus jugadores