Brasil-España, a la carta