El monumental cabreo de Ibaka le vale una técnica y la sustitucion de Orenga