Kenneth Faried 'machaca' la canasta de los ucranianos de dos en dos