De la cara de derrota de los franceses a la sonrisa de oreja a oreja española