Los bombarderos franceses abrieron el hueco en la línea de flotación española