Los bombarderos de Nueva Zelanda pusieron a Lituania con el agua al cuello