Uno no está a salvo ni en el banquillo… ¡Gelabale arrolla a Repesa en la banda!