Estados Unidos es capaz de lo mejor pero también de lo peor en una misma jugada