Triple de Koponen: conduce hasta la línea tres y no se lo piensa... ¡adentro!