Simon sabe ayudarse del tablero como nadie para firmar una magnífica canasta