El minuto de oro de Puerto Rico: dos más tres de Barea y canasta de Balkman