Orenga lo tiene claro: "No hay nadie con mejor juego interior que nosotros"