Omer Asik, el hombre fuerte de Turquía, se hace notar en la pintura con un mate