Nueva Zelanda sufrió el mal de altura lituano y acabó cediendo ante sus pivots