Nueva Zelanda-Ucrania, a la carta