Navarro y Rudy machacan la canasta iraní desde más allá de la línea de tres puntos