Mishula anotó el triple decisivo que terminó de ahogar las esperanzas de Turquía