¡Mate de Omic!, eso es reventar el aro