Krzyzewski piensa cubrir con Paul George el vacío dejado por Blake Griffin y Kevin Love