Ibaka apuntala la defensa con tapones y robos que congelan el ataque francés