Guerra bajo el aro entre Scola y Marquinhos