La presentación de una España ilusionante abre el camino hacia el Mundobasket