España recupera la excelencia en su juego exterior desde la línea de tres puntos