España fabricó jugadas de todos los colores para doblegar a la amenaza brasileña