Derrick Rose machacó el aro finlandés en una magnífica jugada personal