Batum, el más listo de la clase: arruina un ataque croata y se cuelga del aro a placer