Barea, imparable: llega, se para y ¡triple!