Anthony Davis comienza el partido intimidando: ¡vaya tapón a Gutiérrez!