El canastón de Quino Colom para levantar a la grada: De espaldas, sin mirar y a tabla