El día de una boda de lujo no hay nadie más atareado que la ‘wedding planner’