Tradición, religión y mucho dinero son inevitables en una boda inda