“Al futbolista no se le trata como mercancía, pero los padres a veces sí le subastan”