Mario, sobre la reacción de sus padres: "Lo peor fue no sentirme acompañado nunca"