Iker, a punto de inaugurar una tienda-café