¿Se está protegiendo la Administración por delante de proteger al ciudadano?