Samanta Villar, con los quinquis