Samanta Villar acude a una clase de defensa para porteros y vigilantes