“Conexión Samanta” comparte el día a día con los que “sólo piden un techo”