"No quería esperar a que viniera el banco a echarme como si fuera un perro"