Aristócrata, coches de lujo y Marbella: una combinación explosiva