María Castro, una camarera un poco plomo