Rubén, el rompeparejas más temido