Rossy de Palma, una compañera de piso bastante incómoda