Pablo Chiapella, un vendedor de muebles muy 'cuquis'