Sergio tiene una semana para acabar su libro