Maruchi: "Una boda con pocos invitados es más triste que un funeral"